16/10/17

Mosteiro de san Lourenzo de Carboeiro: introdución e cripta


O seguinte texto é anterior ao último arranxo do mosteiro.

Para ver os seu expolio, o seguinte artigo e para coñecer as bases da súa rehabilitación o seguinte texto.

(…) Outra das obras que, pola complexidade arquitectónica e pola riqueza ornamental e iconográfica dalgúns elementos, foi atribuída, ás veces, á actuación do propio mestre Mateo, ou a algún dos seus colaboradores máis directos, é a de San Lourenzo de Carboeiro. Por iso, quizais, atraeu a atención de numerosos investigadores; as opinión poden variar sobre determinados aspectos, pero todos os autores coinciden en salientar o valor de tan singular monumento, máis próximo a Santiago ca a Ourense ou Portomarín, que se construíu ao mesmo tempo có Pórtico da Gloria, ao longo do último cuarto do século XII, e que debeu rematar, probablemente, nos primeiros anos do XIII.



O estudo de Carboeiro revela a presenza de artistas de diferente formación e de capacidades tamén distintas. Probablemente, esta edificación concentrou un grupo de xente de distinta procedencia que intercambiarían opinión e experiencias. A transcendencia de Carboeiro non queda, pois, reducida á propia igrexa, senón que lle deu vida a un obradoiro no que se formou un grupo de artistas que difundiron o seu estilo por unha zona relativamente ampla e ata unha data próxima ao ano 1225.

Na época prerrománica había aquí un pequeno mosteiro que, aínda que ás veces se creu que o fundaran o conde don Gonzalo e a súa esposa, xa existía antes. De calquera xeito, o século X resultou confuso e turbulento para Carboeiro. Non obstante, durante as dúas centurias seguintes o auxe foi continuo e a prosperidade económica favoreceu a renovación dos edificios monásticos e mais da igrexa, iniciada no último cuarto do século XII, momento no que gozaba do favor real, o mesmo ca durante o século XIII. Os privilexios e doazóns de Afonso VII, Fernando II, Afonso IX, Fernando III, Afonso X e Sancho IV foron especialmente significativos. Pero, avanzado o século XIII e, sobre todo, durante o XIV e o XV, a crise que lle afecta ao mosteiro acentúase, feito que determina a súa anexión a San Martiño Pinario no ano 1499, confirmada por Alexandre VI ao ano seguinte. Queda como propiedade do grande mosteiro santiagués, por iso a desamortización supuxo un abandono irremediable, que fixo que o edificio se arruinase contra o 1880. (…)

O monumento levántase nunha pequena península formada por un dos meandros do río Deza, nun lugar de singular beleza do concello de Silleda; esta situación, xunto coa orientación litúrxica da planta, condicionou seriamente o desenvolvemento da obra. As naves son máis curtas do que se podería esperar, aínda que, en xeral, respectan unas proporcións correctas. A forte pendente do terreo contra o leste obrigou á construción dunha cripta que permitiu edificar a complexa cabeceira da igrexa superior cun deambulatorio de capelas radiais. É unha solución única en Galicia que se vinculou á actividade de destacados seguidores de Mateo.



A CRIPTA
A cripta consta de tres capelas radiais, cada unha cun tramo recto e remate semicircular; polo exterior englóbanse nun xigantesco cubo que lembra a impresionante mole do “cimorro” da catedral de Ávila. Unhas estreitísimas seteiras, que a penas a iluminan, son as únicas aberturas. Fronte ás capelas levántanse catro monumentais columnas cilíndricas, rematadas en caveto, que dividen a cripta en cinco tramos que se corresponden cos do deambulatorio da igrexa alta. Polo oeste un muro recto pecha a cripta; entre el e as columnas queda un espazo que actúa como eixe planimétrico do conxunto que se cobre cunha singular bóveda. Nos extremos desembocan as escaleiras de caracol que conducen ata o deambulatorio. A cripta carece de ornamentación, agás un entrelazo cruciforme no intradorso dun arco.


Esta cripta non ten precedentes nin paralelos en Galicia, xa que a da catedral de Santiago é moi diferente, tanto desde o punto de vista estilístico como espacial. Lambert sinalou unha influencia borgoñona, especialmente nas columnas grandes, proveniente do mestre Mateo ou ben dun mestre borgoñón que viñese a Galicia. Máis verosímil parece, sen embargo, que sexa obra dun colaborador de Mateo coñecedor da arte borgoñona. No exterior unha inscrición recolle a data do primeiro de xuño do ano 1171.

Texto de: Ramón Yzquierdo Perrín. Arte protogótica. En Galicia XI. Arte. Proxecto Galicia. Hércules Ediciones. pp 170-177.

Fotografías: INICIARTE.

9/10/17

2/10/17

A estatua de Zeus en Olimpia en "La muerte de Sócrates"


(…) Quería ver por última vez la estatua de Zeus.

Cruzó entre los Zanes, contempló la mole oscura del altar de Zeus y llegó a la rampa de acceso a su templo. Las rejas de bronce estaban abiertas y del interior salía un resplandor de luz amarillenta. Caminó sobre la piedra caliza de la plataforma y pasó entre las altas columnas exteriores. En lo alto del prónaos, seis metopas presentaban esculturas de Heracles, hijo de Zeus y fundador de los Juegos Olímpicos. Siguió avanzando, internándose en la fragancia de enebro, mirto y aceite de oliva, con los labios entreabiertos de admiración por lo que estaba contemplando.

El dios supremo estaba sentado en su trono de oro y ébano, y su cuerpo de marfil relucía por el aceite con que lo untaban para protegerlo de la humedad. Tenía el torso desnudo; un manto de oro le cubría las piernas, ascendía por su espalda y caía hacia delante por su hombro izquierdo. Miraba al frente con la serenidad que sólo es posible en el rey de los dioses.

Perseo se acercó muy lentamente, alzando la mirada cada vez más. El dios rompería el techo del templo si se levantara del trono. Sus dimensiones eran colosales, pero los materiales utilizados por Fideas, y el modo en que se reflejaba la luz de las grandes lámpara que lo rodeaban, le proporcionaban ligereza y una sensación de realismo tan intensa que parecía que en cualquier momento inclinaría la cabeza para mirar a quien lo contemplaba.

Para resaltar la luminosidad de la estatua, Fideas había hecho que el suelo se recubriera con losas de piedra negra procedente de Eleusis. Alrededor del trono, un reborde de mármol de Paros recogía el aceite que se vertía sobre el dios. El armazón era de madera y se podía penetrar en su interior, pero la superficie de la formidable escultura estaba realzada con marfil y piezas de oro a las que Fideas había dado forma mediante moldes de arcilla. Zeus sostenía en la mano derecha una escultura de oro y marfil de la diosa de la Victoria más grande que un hombre, y en la mano izquierda sujetaba un largo cetro rematado por un águila.

En cada lateral de la nave, una hilera de columnas sustentaba una plataforma de madera. Encima de ella había otra fila de columnas, de modo que se formaba una galería superior. Perseo subió por la escalera que daba acceso a la galería del lateral derecho.

Ahora se encontraba justo debajo de la cabeza del dios.

Zeus llevaba una corona de olivo dorada sobre sus largos cabellos ondulados. Su semblante sereno llenó de calma a Perseo. Los dioses solían representarse llenos de firmeza y autoridad, seres a los que los hombres debían temer y tratar de aplacar. La belleza de aquel Zeus aunaba poder o bondad, y él lo contempló extasiado.
Páx.429-430

(…) Tras salir de la Acrópolis (de Atenas), Casandra se volvió hacia Perseo.

-¿La estatua de Zeus en Olimpia es más grande que la de nuestra Atenea?

Perseo reflexionó un momento.

-La nave tiene una altura similar, y las dos llegan hasta cerca del techo, pero la de Zeus está sentada en un trono. Si se pusiera de pie, sería bastante más alto. –Bajó unos peldaños de la escalinata en silencio-. Otra diferencia es que en la de Zeus se ve mucho más el marfil del cuerpo; está desnudo de cintura para arriba, mientras que a Atenea el vestido de oro le cubre hasta los pies. En cualquier caso, las dos son grandiosas y Fideas ha conseguido transmitir con ambas la esencia de cada dios: en la de Zeus estás viendo a un rey y en la de Atenea a una guerrera.
600

Marcos Chicot. El asesino de Sócrates.  Barcelona. Círculo de Lectores, 2016, pp 429-430 e 600.

25/9/17

Os Propíleos da Acrópole en "El asesinato de Sócrates"


Atenas, noviembre de 430 a.C.

Enseguida llegaron a la inmensa escalinata de piedra que ascendía hasta la Acrópolis. Tenía una longitud de cien pasos y una anchura de treinta, y estaba dividida en dos por una rampa lisa por la que subían los carros. Eurímaco y Perseo comenzaron a ascender los escalones con la mirada puesta en los Propíleos, la monumental puerta de entrada a la Acrópolis. Las obras se habían interrumpido bruscamente hacía un par de años, pero el conjunto estaba casi terminado. Los propíleos semejaban la entrada a un templo, con seis grandes columnas y un frontón construidos con mármol del monte Pentélico. Aunque carecían de decoración escultórica en el friso y el frontón, su apariencia era similar a la de la fachada principal del Partenón y eso incrementaba la sensación de armonía que transmitía el conjunto de la Acrópolis.

Los atenienses que ascendían la escalinata junto a ellos iban en silencio o conversaban en voz baja. A través de los Propíleos se penetraba en el recinto sacro de la Acrópolis, y aquella puerta parecida a un templo reforzaba la impresión de acercarse a un área sagrada.

La estructura de los Propíleos incluía una prolongación perpenticular en cada lateral: dos edificaciones más pequeñas que flanqueaban el portal de entrada y a las que también se accedía a través de columnas.

Eurímaco señaló uno de los muros del conjunto.



-¿Ves esos salientes en los bloques de mármol de la pared?

-Sí, parecen adornos.

-Puede ser , pero no deberían estar ahí. Los obreros no los quitaron porque los trabajos de construcción se pararon de golpe cuando empezó la guerra. ¿Sabes para que sirven? –Perseo negó y esperó a que continuara. Le encantaba que su padre le explicara cosas-. Se pasa una cuerda por debajo de ellos y así se levantan los bloques para ponerlos en su sitio. Los salientes se tallan en la cantera de mármol, en el Pentélico, cuando se da forma a los bloques. Después de colocarlos en su posición definitiva, hay que quitar los salientes para que el muro quede liso.

Perseo observó con detenimiento los bloques de mármol y luego se volvió hacia la parte inferior de la escalinata.

-¿Cómo suben hasta aquí esas piedras tan grandes? ¿Y cómo las traen desde el Pentélico?, ¿en carros?

-Muchas veces en carros, y otras rodando.    
                                    
-¡¿Cómo van a traer rodando bloques cuadrados?! –Perseo estaba seguro de que su padre le estaba tomando el pelo.

-No es como te imaginas. –Eurímaco rio-. Tú mismo lo has visto alguna vez, lo que pasa es que eras muy pequeño y no te acuerdas. Se puede encajar un disco de madera en cada extremo del bloque, luego se meten unas pequeñas barras de metal en los laterales, a modo de eje central, y se pone en una estructura de madera de la que pueden tirar unos bueyes haciendo que el bloque de mármol ruede.

Marcos Chicot. El asesino de Sócrates. Barcelona, Círculo de Lectores, 2016, pp. 177-178.


18/9/17

4/9/17

Sen comentarios: dúbidas no deseño?

Parte pública (negocio) e parte privada (vivenda) ? na Serra de Outes (A Coruña)


Normativa municipal que impede a cuberta plana? Deseño actual agás na cuberta? en Lariño (Carnota, A Coruña)



29/8/17

Sen comentarios: homenaxe a?

Restaurante O Feitizo en Caldebarcos (Carnota, A Coruña)


11/7/17

Sen comentarios: o mural de Leopoldo Nóvoa na Coruña

Hai tempo xa vos presentei este mural na canteira do Parque de santa Margarida na Coruña. Desde a súa realización estivo permanentemente abandonado por todas as corporacións municipais. O estado actual de abandono da noxo.

Ata cando teremos que soportar o esquecemento do patrimonio artístico da cidade?


26/6/17

19/6/17

Sen comentarios: Paradela (Silleda)


29/5/17